Hormigón antiabrasión

Hormigón antiabrasión

Cuando necesite suelos de hormigón pulido preparados para soportar la abrasión, haga que expertos en pavimentos le asistan en todas las fases. Podemos definir la abrasión como un rozamiento o fricción que propicia la erosión del suelo o de cualquier otro material que se someta a la abrasión. Pueden ser considerados dos agentes principales en cuanto a la abrasión de los suelos:

  • Mecánicos.
  • Químicos.

En este último caso, los líquidos abrasivos o corrosivos integran sustancias minerales con una dureza mayor que el material con el que contactan. Al igual que si se tratara de un rozamiento mecánico continuo, este tipo de líquidos acabará por deteriorar el elemento al que afecte, normalmente en pocos segundos.

Los establecimientos en donde deben ser aplicados hormigones pulidos anti abrasión, son:

  • Plantas químicas.
  • Laboratorios.
  • Fábricas en donde se utilicen productos abrasivos, tal y como el ácido clorhídrico.

Por sí mismo, un suelo de hormigón no sería antiabrasión; para adquirir las condiciones que lo conviertan en indeleble ante derrames de líquidos comprometedores, hay que asociar diferentes sustancias.

Entre las muchas variantes del hormigón tratado para suelos, encontramos el hormigón pulido con litio, así como los sistemas BECOSAN.

Se trata de una solución para aumentar la firmeza y durabilidad de los morteros continuos. A base de resinas ultra resistentes y de fratasados óptimamente realizados, además de aplicación de barnices antiabrasión, se crean suelos que no se deterioran con el paso de los años.

En Pavimentos Industriales somos expertos en soluciones de todo tipo para que el suelo de su nave industrial, de su fábrica o garaje, no sufran las consecuencias de hechos frecuentes en fábricas de productos químicos, en almacenes farmacológicos, en edificios sanitarios...

A pesar de que las soluciones anti abrasivas sean más propias para naves o fábricas en donde se utilicen productos químicos, también nos encontramos con ciertos clientes que desean para su vivienda o para su negocio este tipo de suelo.

Lo cierto es que con un pavimento de estas características, los usuarios no tendrán que preocuparse por nada de los que caiga. Uno de los lugares en donde pueden disponerse este tipo de suelos es en cocinas.

Hay que tener en cuenta que no solo ácidos peligrosos para las personas son los que hay que tener en cuenta. Sí, el ácido sulfúrico quema la piel y deteriora los suelos, pero en cambio, el ácido acético no es otra cosa que vinagre y no afecta al cuerpo humano, pero sí a los solados.

En cocinas, la preservación del suelo contra agentes agresivos hará que dure durante mucho más tiempo en las mejores condiciones. Los propietarios de la cocina podrán trabajar con toda tranquilidad, sin temor a derrames.

Además, este tipo de pavimento es muy fácil de limpiar. Al estar tratado con resinas y con barnices de sellado, no hay posibilidad para la penetración de líquidos, sean o no agresivos.

Tan solo hay que realizar mantenimientos superficiales y que conlleven poco tiempo; a este respecto, es necesario tener en cuenta que cuanto mejor sea el suelo del edificio, menor será el tiempo empleado en su limpieza y mantenimiento, así como menores serán los recursos gastados en que no se deteriore.

En algunos centros de enseñanza hay laboratorios o aulas dedicadas a química, las cuales han de ser revestidas en el pavimento mediante BECOSAN u otras soluciones radicales.

Los responsables de laboratorios, así como de cualquier espacio escolar, no pueden permitirse tener en su centro suelos llenos de manchas.

Tanto por cuestiones estéticas como funcionales, la colocación de suelos de hormigón pulido antiabrasión es una de las mejores decisiones que podemos tomar. Empiece por llamar por teléfono o por rellenar el formulario que tiene a su disposición en la página web.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE